lunes, 17 de julio de 2017

Fundadores de la logia Protectora de las Virtudes N 1 de Barcelona Eloy Reverón







El 22 de agosto de 1821 quedó abolida la Inquisición en todo el territorio de la Gran Colombia. La libertad de cultos creaba un espacio propicio para la inmigración. La despoblación de Venezuela como causa de las guerras civiles que habían culminado con el logro de su independencia política y administrativa, pero no económica debido a la enorme deuda que el naciente Estado gran colombiano había contraído para financiar las guerras civiles que tuvieron por resultado la consolidación de la independencia jurídica declarada el 5 de julio de 1811 y sostenida militarmente desde la Batalla de Carabobo, después del triunfo diplomático de Simón Bolívar a finales de 1820, mediante el Armisticio de Santa Ana

Bolívar, que contaba con una concepción filosófica clara del sentido de la Totalidad, consideró que la primera fase de la Independencia estaría consolidada cuando el último oficial del imperio español abandonase el suelo Sur Americano.

Esta realidad fue ampliada con la promulgación de la Constitución de 1830, donde la ley adquiere rango constitucional. 

Este decreto no sólo abrió espacio para la convivencia con hebreos y protestantes, sino también creó el ambiente propicio para la apertura de logias masónicas, un espacio de convivencia tolerante, donde lo político y lo religioso es tratado desde el punto de vista genérico, no como una argumentación en la cuál, la religión o agrupación política es mejor que otra. Hemos visto cómo todavía entre 1854 y 1870, los masones luchaban por la libertad para ejercicio de los Derechos Civiles controlados por la Iglesia Católica. Una reseña sobre una publicación dedicada a esta realidad fue realizada por el doctor Miguel Santana Mujica en 1991. En esa oportunidad encontramos la primera referencia documental de la Logia Protectora de las Virtudes N 1, de Barcelona. Estaba participando en una solicitud de la Masonería venezolana ante la cámara legislativa con el objeto de lograr que esta cámara legislativa legislara en la creación de archivos públicos donde registrar los nacimientos, matrimonios, y defunciones; así como de la instauración del matrimonio civil en Venezuela.

En un legajo de 84 folios que reposa en el Archivo Histórico de la Asamblea Nacional de Venezuela está la presencia de esta logia solicitando a la Cámara que legislara a favor de la instauración del matrimonio civil, para ello se requería la creación de archivos públicos donde registrar estos actos de competencia civil que estaban a cargo de la Iglesia católica. La misiva está fechada en octubre de 1854. 

Reproducimos la cita que de este archivo hicimos en la ANH en 1988 con respecto a la participación de la logia Protectora de las Virtudes N 1 de Barcelona: " Esta posición con respecto a los hermanos de Paria contrasta con la de los hermanos de la logia Protectora de las Virtudes N 1, la cual se manifestó en tono de queja, reclamando al Ejecutivo Nacional el descuido con que se había visto el caso del hermano Ruiz, y solicitó al Gobierno que interfiriera ante El Papa para la abrogación de bulas papales contra la Masonería." (Reverón:1988.17)

La cita en cuestión reza: "Permítanos el Gobierno General que expresemos nuestra queja, por el descuido con que se ha visto este suceso de tan tan graves consecuencias (...), promover por medio de un representante cerca de la Corte Pontipicia, la abrogación de las bulas de excomunión libradas desde Clemente XXII hasta nuestros días contra las sociedades masónicas; aduciendo al efecto la gran suma de razones que hoi militan a favor de la Institución, y finalmente por estar reconocida y protegida por el Gobierno de la República,... (Archivo Histórico Asamblea Nacional T 383 fls 138-140, 1867) Citado por Reverón en Influjos Masónicos para la Instauración del Matrimonio Civil, Caracas, Ed. EMU, 1988)

 Aunque debemos dejar claro que los documentos que han posibilitado la investigación documental de la Orden, cuentan en la mayoría de las logias, con fecha posterior a las guerras civiles que nos llevaron a la independencia política y a la dependencia económica y financiera.

Alejo Fortique fue el encargado
de entenderse con los acreedores
británicos de nuestra deuda externa
El hecho de contar con el número uno, ha hecho presumir a muchos de sus miembros al considerarla la logia primogénita de la masonería venezolana. Hecho que no la hace ni mejor ni peor que cualquier otra logia masónica del país o del mundo. En la solicitud de Carta patente que el general José Antonio Páez envía a la logia Amigable de Maryland, señala que por recomendación del hermano King, habían emitido cartas patentes a las logias de Barcelona, Cumaná y La Guaira. De orden o número no expresa nada concreto, en el año de 1823. 

Con respecto a la naturaleza de esta logia podremos entenderla a través de la presencia que como logia presenta en la historia de su comunidad, pero también la presencia que individualmente pudieron tener en los espacios públicos de la región. De allí vendrá la proyección histórica que se pueda elaborar a partir de su existencia.

El primer acercamiento a la proyección de la existencia de esta asociación de hombres libres y de buenas costumbres la hacemos a través de los nombres de sus miembros, que es la primera noticia directa que tenemos de la existencia de esta logia. Nos referimos a su cuadro logial, vale decir, la lista de sus miembros que cada año publican las logias. 

El primer apellido que encontramos reiterado es un apellido de origen hebreo, Báiz.  Hipólito Báiz figura como fundador en el cuadro de los miembros de la logia en 1863, presumimos que es hermano mayor por que ostenta el grado 33 y aparece como diputado representante a la Gran Logia. En 1869 figura como cónsul de los Estados Unidos en Barcelona. Báiz en todo caso es un apellido de origen sefardí y está ligado íntimamente a la historia de la judería en la capital del estado Anzoátegui, según nos relata José Hurtado Moy en un artículo publicado en la revista virtual de la Confederación de Asociaciones israelitas de Venezuela.

De allí la relación con los hebreos flamencos, pensamos que de la misma judería expulsada de España que se había expandido junto al comercio marítimo, primero a las Islas Canarias y Madeiras, y de allí a Amsterdam y desde allí a Curazao, Coro y Barcelona.

En Curazao comenzaron los judíos a hacerse visibles como tales en 1797, aunque nos advierten de que en Tucacas se habían establecido algunos en 1693.  

Báiz Isaac figura como Venerable Maestro de la logia en el cuadro logial de 1863 ostenta el grado 30, en 1869 figura como cónsul de Suecia en Barcelona. Sin duda son hombres con relaciones internacionales, posiblemente vinculados a las actividades comerciales y financieras. 

Cristóbal Marín figura como guarda sello y como fundador de la logia. Aparte de su nombre no hemos encontrado otra huella de su paso por la vida. Esto no quiere decir que no existan, simplemente no ha sido fácil encontrarlo. El apellido proviene del oficio de marino. Su reconocimiento nobiliario fue posterior al nacimiento de este personaje.

Manuel Figueras  figura como miembro honorario junto con otros que no son miembros fundadores. El apellido lo hallamos en Barcelona de España, en diversas poblaciones de Cataluña. Pero hasta los momentos, nada más hemos encontrado.

Valencia Isaac VM:. Protectora de las Virtudes N 1 Barcelona 1855 figura como cónsul de los Países Bajos en Barcelona.

Entre tanto convidamos a los QQ HH de la logia Protectora de las Virtudes N 1 de Barcelona a que se incorporen al proceso de sistematización que estamos adelantando con respecto a la historia de esta histórica y tradicional logia del Estado Anzoátegui, de Venezuela y de la América toda en este proceso del rescate de la identidad institucional. 


No hay comentarios: